La palabra es fuente de malentendidos


Cuando me levanto por las mañanas, lo primero que hago siempre es encender la radio.  Y aunque aparentemente no tenga nada que ver, lo que encuentro tiene muchas similitudes con el día a día; no el mío, el de todos: conversaciones en las calles, debates en las aulas o tentempiés con los amigos. Es lo mismo que sucede en los telediarios y en los periódicos, pero también en las reuniones, en los trenes y en los atascos. Y es que, como decía el zorro en la obra “El Principito”, la palabra es fuente de malentendidos.

Las fuertes discusiones provienen en su mayoría por una cuestión mal expresada, o mal percibida, o ambas dos. El padre discute con el hijo porque no entiende su jerga, del mismo modo que Mas y Rajoy tienen distintos conceptos sobre la autodeterminación, o ciertos sectores occidentales entienden por humor lo que ciertas secciones orientales consideran ofensa.

Y yo pienso, ¿no estamos viviendo en la era de la Globalización? ¿No somos todos cada vez más interdependientes? ¿No aprendemos idiomas para poder comunicarnos correctamente en cualquier punto del planeta? Entonces, ¿cómo es posible que cada día nuevos desencuentros copen las primeras páginas de nuestra historia?

El ser humano está condenado a entenderse, pero quizás no sepa cómo. Si ya lo decía el zorro…

principito-zorro1
Antoine de Saint Exupéry
Anuncios

5 comentarios en “La palabra es fuente de malentendidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s