La estrella en 2020


El próximo sábado por fin sabremos qué ciudad albergará los Juegos Olímpicos de 2020. ¿Será la impactante Tokio, la mestiza Estambul o la emocionante Madrid?

Este verano he tenido la gran suerte de poder pisar las tres ciudades, y aunque es obvio que me muero por unos Juegos Olímpicos en mi ciudad, en Madrid, debo reconocer que cualquiera de las tres sería capaz de organizar unos Juegos inolvidables y únicos.

Tokio, ¿qué decir de Tokio? Tokio es cultura, vanguardia, tradición, estrechos espacios emocionantes e inmensos jardines deslumbrantes. Según he leído en varios medios su mayor hándicap es Fukushima y sus fugas radiactivas, pero yo pasé allí casi una semana entera y puedo decir que en ningún momento sentí peligro en ese aspecto (los terremotos y sus alertas ya son otro tema).

Estambul posee una característica que ninguna otra ciudad del mundo puede afirmar como suya: pertenece al mismo tiempo a dos continentes. Es la puerta de Europa hacia Asia, y la puerta de Asia hacia Europa. Una ciudad que no para de crecer, tanto demográfica como económicamente. ¿Su principal obstáculo? Para mí, más que el dopaje que persigue últimamente a sus deportistas (y que, en realidad, persigue a los deportistas de cualquier rincón del mundo), es su frontera con Siria, país inmerso en una guerra civil en toda regla, y ya veremos si algo más…

Madrid es igual de válida que sus contrincantes, pero en este caso y aunque lo intente, no puedo ser objetiva. Así que hablo desde la subjetividad más pura cuando digo que Madrid tiene que tener sus juegos porque ha sido la hija obediente y paciente del COI durante todos estos años.

Porque quiero pasear por el Retiro y darme de bruces con una pista de volleyball impaciente por que jueguen con ella.

Quiero ver el Manzanares con más gente que nunca animando en sus orillas.

Quiero sorprenderme con canastas en la Plaza de toros de las Ventas.

Quiero sujetarme el pelo cuando un rayo pase delante de mí en la pista de atletismo.

Quiero salir de casa y respirar el olor del deporte, la entrega, la fraternidad y la emoción.

Quiero que el sábado se me ponga la piel de gallina y que no desaparezca esa sensación hasta dentro de mucho, mucho, mucho tiempo.

Quiero que Madrid sea la estrella en 2020.

 

Anuncios

Un comentario en “La estrella en 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s